jueves, 15 de septiembre de 2011

ADICTOS AL SEXO Y AL AMOR (MAL ENTENDIDO)



Adictos al sexo y al Amor mal entendido es una fraternidad cuyo fundamento son los doce pasos y las doce tradiciones.  Está basada en el modelo patrocinado por Alcohólicos Anónimos.
El único requisito para ser miembro es el deseo de liberarse de la esclavitud que la adicción al sexo y al amor mal entendido crea. Adictos al sexo y al amor se sostiene a través de las aportaciones voluntarias de los miembros y es gratuita para aquellos que lo necesitan.

Utilizamos cuatro recursos básicos para combatir las consecuencias perniciosas que la adicción al sexo y al amor mal entendido produce: El deseo de interrumpir nuestro comportamiento en lo que respecta al sexo y al amor, día a día,  basándonos en la lista personal de actividades adictivas que hemos redactado.
1.      La posibilidad de pedir ayuda a los miembros de la asociación.
2.      Practicamos los doce pasos del programa de recuperación para alcanzar la sobriedad sexual y emocional.
3.      Establecemos una relación con un poder superior a nosotros mismos, el cual puede guiarnos y sostenernos durante  el proceso de recuperación. 
4.      Como fraternidad, Adictos al sexo no opina sobre temas ajenos y evita las controversias.

Adictos al Sexo y al Amor Anónimos no está vinculada a ninguna otra asociación, movimiento o causa, religiosa o secular. Nos une, sin embargo, un objetivo común: recuperarnos de la adicción al sexo y al amor mal entendido: Encontramos un común denominador en el carácter obsesivo y compulsivo de nuestras conductas, lo que convierte las diferencias de sexo o de orientación sexual en algo secundario. Necesitamos proteger con especial cuidado el anonimato de nuestros miembros. Además, tratamos de evitar atraer la curiosidad indebida de los medios de comunicación hacia Adictos al sexo en su conjunto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy recién me estoy dando cuenta el daño que nos hace psicológicamente, moralmente, espiritualmente el dejarnos llevar por nuestros impulsos y no saber controlarlos. O nosotros mismos no saber poner límites. El sexo por sexo, cada vez te pide mas y mas y mas… un rato no te das cuenta y te volviste su exclavo y nada te llena. Uno busca cada vez emociones más fuertes, incluso llegando a hacer cosas que uno jamás se imagino hacer, incluso las condeno, las critico..
No digo que el sexo es malo. El sexo con amor es lo más sublime que he experimentado.
Pero sin amor y en exceso,,, lo único que trae es funestas consecuencias, que las estamos viendo y no nos queremos darnos cuenta.

Anónimo dijo...

Un adicto al sexo y al amor se vuelve un mendigo de amor, incluso llega a comprar amor, que a la final es un supuesto amor.

Anónimo dijo...

El amor mal entendido no se basa en hacer feliz al otro, se cree que amar es hacer sufrir al otro.

Incluso se llega a caer en la celotipia hacia personas que no se ama.

Anónimo dijo...

En la actualidad el más grande limitante que tiene para desarrollarse espiritualmente el ser humano es el MIEDO A AMAR y el MIEDO A PERDONAR.